En el entendido de que el capital humano es fundamental para desarrollar las operaciones de comercio exterior, los principales operadores portuarios en México han reforzado sus protocolos para evitar la propagación del COVID-19 (coronavirus).

Hasta ahora la industria marítima en materia de cruceros es la que ha resentido la pandemia, pero la Organización Marítima Internacional (OMI) ha declarado que no existen restricciones al comercio ni al transporte de mercancías por barco. De hecho, da seguimiento a las recomendaciones de diversos organismos y por el momento ha aplazado cinco reuniones internacionales, actividades y visitas en sus instalaciones. En México los principales operadores portuarios, nacionales e internacionales, han tomado acciones respecto del COVID-19, toda vez que las operaciones de comercio exterior continúan.

Bajo este escenario, Contecon, operadora de la segunda Terminal Especializada de Contenedores (TEC II) del puerto de Manzanillo y filial de la filipina International Container Terminal Services Inc. (ICTSI), indicó que el embarque y desembarque de mercancías en esta instalación prevalece sin cambios, así como el ingreso y salida de los vehículos que mueven las cargas. Asimismo, sostuvo que el personal de las autoridades, proveedores, navieras y agencias aduanales continuarán ingresando de manera normal a las instalaciones, aunque se les solicita restringir en lo posible su número y frecuencia de accesos, además de atender sus medidas de prevención portando su propio material de bioprotección.

No obstante, la empresa detalló que se posponen las visitas de sus clientes, salvo casos especiales con previa coordinación y autorización, además de que suspendió los viajes de negocios de su personal. En tanto, el embarque y desembarque de las tripulaciones de los buques solamente podrá ser autorizado previamente por la autoridad correspondiente (Sanidad Internacional).

El personal de la terminal que por razón de sus actividades tenga que subir a un barco, deberá emplear los elementos de bioprotección como tapabocas, mascarillas y líquidos desinfectantes, desechándolos en los sitios designados por la empresa. Por su parte, APM Terminals, filial del conglomerado Maersk y operadora de la TEC II del puerto de Lázaro Cárdenas, ha monitoreado la situación del COVID-19 y ha asumido el compromiso de tomar las acciones necesarias a fin de garantizar la seguridad y protección de todos sus empleados, clientes y proveedores, así como cualquier usuario que ingrese a sus instalaciones.

En este sentido, ha reforzado la desinfección, esterilización y ventilación de las oficinas y todas las zonas comunes, además de poner a disposición de sus empleados cubre bocas y productos de limpieza especiales para reforzar la higiene.

Sumado a esto, ha decidido llevar a cabo controles de temperatura corporal, mismos que se realizan en los accesos de APMT a toda persona que se encuentre por ingresar a sus instalaciones, así, por cuestiones de seguridad, no se permitirá el acceso a las personas que registren una temperatura mayor o bien, que presenten algún cuadro sintomatológico característico del COVID-19. De este modo, la operadora ha garantizado la continuidad del negocio.

Por otro lado, Altamira Terminal Portuaria (ATP) del mexicano Grupo Mexgal, continúa operando buques en el puerto tamaulipeco, pero derivado de la contingencia por el COVID-19, ha decidido suspender el turno de tarde-noche del área de facturación, por lo cual solicita programar actividades como pago de almacenajes (liberación de la carga); pago de servicios (en esquema de pagos anticipados); alta de clientes y cotizaciones, entre otras, las cuales solo atiende entre 8:30 y 17:00 horas.

Respecto del personal, ATP también está tomando medidas preventivas para proteger la salud de sus clientes, autoridades, proveedores colaboradores y demás personal que ingresa a la terminal, manteniendo un protocolo de medidas que incluye el uso de herramientas digitales como correo, teléfono, página web y un sistema de citas, con lo que pretende reducir el número de personas que arriben a sus instalaciones para realizar trámites administrativos.

En cuanto a las visitas a sus instalaciones, puso a su disposición su infraestructura en telecomunicaciones para realizar conferencias telefónicas o videoconferencias; mientras que a las personas que ingresen a sus áreas operativas se les estará practicando un chequeo de salud básico para determinar el acceso a la terminal, poniendo a su disposición productos de higiene básicos desde su acceso y en diferentes áreas al interior.

¡Comparte esta entrada, elige tu plataforma!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *