Imagen de camión ejemplo de flete falso

Qué es el flete falso y cómo evitarlo

Hablemos de los costos involucrados

Como lo hemos mencionado muchas veces el transporte es una de las áreas de la logística más importante, no solo por ser operativamente el medio fundamental para llegar a tiempo a los clientes y cumplir la promesa de entrega, sino también por los costos involucrados en él. 

Por esta razón la optimización del transporte puede generar ahorros importantes en la logística general de la empresa, sin embargo es aquí donde surge un “amigo no grato” más conocido como “flete falso”. 

Se denomina flete falso: Aquel movimiento operacional de transporte que por una u otra razón no va ocupando en forma óptima la capacidad total del medio de transporte en todas sus formas; 

por ejemplo, si lo llevamos al transporte terrestre en donde tenemos un camión semirremolque con capacidad de 28 toneladas, y solo lo cargamos con 20 toneladas de un producto cuyo factor de estiba es el peso, tendríamos un flete falso de 8 toneladas, considerando que si nosotros pagamos por viaje, estaríamos pagando 8 toneladas de sobre costo que no utilizamos. 

Por tal razón es muy importante ocupar siempre la capacidad total del camión y así no incurrir en sobrepagos por efecto de fletes falsos. Lo ideal es pagar por unidad de medida y evitar dentro de lo posible pagar por viaje, ya que éste desincentiva la optimización del viaje traspasando esas ineficiencias al mandante, en cambio si se paga por unidad de medida el transportista estará muy preocupado que se cargue el máximo de capacidad, siempre respetando los pesos por eje. 

El eliminar los fletes falsos depende de despachadores, choferes y de incentivos de pagos que induzcan a la optimización de la carga.

Las empresas de transporte no siempre aprovechan al máximo la capacidad de sus flotas, generando así lo que se conoce como “flete falso” y desperdiciando oportunidades que podrían llevar a mejorar la productividad y generar más ingresos. Se denomina “flete falso” al espacio sin ocupar que queda libre en el medio de transporte que lleva una carga. 

Por ejemplo, cuando la carga de un camión ocupa sólo una parte de la capacidad total del mismo, se produce una disminución del rendimiento de la flota y a su vez se genera un sobre costo para el fletador. 
En especial, son los viajes de retorno los que suelen causar un flete falso al dejar una parte de la capacidad de carga del camión sin ocupar. 

Esto ocurre principalmente cuando la estrategia logística es ineficiente y cuando se desconocen las necesidades de los clientes. Ese espacio libre podría ser ocupado por la carga de otros clientes, logrando así una mejor logística y un mejor servicio. 

La solución para conseguir una administración inteligente que obtenga el mayor provecho posible del potencial de transporte y de cada uno de los viajes que realizan los vehículos es incorporar un software de rastreo y administración de flotas. 

Esta tecnología permite identificar un flete falso y mejorar el transporte de las mercancías utilizando los sistemas de planificación de recursos empresariales (ERP por sus siglas en inglés) que usa la empresa, o incluso desarrollando una integración por separado, consiguiendo la optimizando de la flota y la carga. 

Con un sistema de rastreo GPS es posible identificar si los vehículos están utilizando todo el espacio disponible en cada unidad, y también saber cómo ese vehículo podría mejorar su rendimiento. 

Con esta tecnología los administradores de flota tienen acceso a diversas funciones y herramientas que les permiten no sólo monitorear las unidades sino también lograr una mejor organización de todas las tareas, haciendo que la operación en su totalidad sea más efectiva y diligente. 

Los sistemas de administración de flotas ponen al alcance de la mano datos en tiempo real y toda la información necesaria para obtener una visión más amplia y detallada de las actividades de la flota, permitiendo que los administradores tomen decisiones informadas en todo momento.  

Las salidas de fletes en falso, los debo pagar?
Es común que algunos agentes de carga o clientes de las empresas autotransportistas de carga crean que si cancelan un flete no deben de pagarlo por no haber recibido el servicio. Sin embargo, están en lo incorrecto. 
Podría pensarse que esto es injusto, pero es necesario considerar que el autotransportista reservó la unidad, operador y recursos para darle el servicio y de alguna manera tiene que ser compensado. 

Es importante que sepa que en México, el Código de Comercio protege a los transportistas de carga en estas situaciones. 

Artículo 578. El contrato de transporte es rescindible a voluntad del cargador, antes o después de comenzarse el viaje, pagando en el primer caso al porteador la mitad, y en el segundo la totalidad del porte, y siendo obligación suya recibir los efectos en el punto y en el día en que la rescisión se verifique. 

Si no cumpliere con esa obligación, o no cubriere el porte al contado, el contrato no quedará rescindido. En Estados Unidos los fletes en falso, mejor conocidos como TONU (Truck Ordered Not Used), tendrían que ser incluidos en los costos accesorios o en el contrato para tener derecho a cobrarlos. 

La siguiente vez que desee cancelar el servicio de un autotransportista, una vez que haya sido solicitado y confirmado, piénselo bien, ya que el transportista tiene derecho a cobrarle por lo menos la mitad del precio cotizado.


Autor: Cecilia Fernández-Juno
Salvador Bañuelos / T21 Yo Logística

¡Comparte esta entrada, elige tu plataforma!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *